Bolas Chinas: Todo lo que siempre te has preguntado

bolas chinas

Imagínate que con solo entrar al gimnasio pudieras ponerte en forma. Bueno, que nosotros sepamos, de momento no es posible. Pero sí que existe lo que se llama gimnasia pasiva para entrenar tu suelo pélvico.

Si quieres mejorar tu salud sexual, has dado con el post que andabas buscando, porque te hablaremos de todos los detalles que necesitas saber sobre las bolas chinas. Y no, no tendrás ni siquiera que pisar un gimnasio.

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas Kegel, bolas de Geisha o Ben Wa balls, comúnmente conocidas como bolas chinas, son unas bolas diseñadas para ejercitar los músculos del suelo pélvico para así hacerlos más fuertes. Estas esferas suelen ser individuales o dobles y se unen mediante una cuerda para facilitar su inserción, aunque también las puedes encontrar sin estos arneses de sujeción.

Cada esfera contiene en su interior otra bolita más pequeña que produce una vibración cuando hay movimiento y choca con la bola más grande. Lo que significa que, con solo introducirlas en el interior de la vagina y realizar cualquier actividad en movimiento, tu suelo pélvico se está ejercitando solo. Y a eso nos referíamos con la gimnasia pasiva. Porque con cada vibración, tu cuerpo produce una contracción involuntaria que, a la larga, fortalece tus músculos vaginales.

En sí, no son consideradas como un juguete sexual, aunque sus beneficios están asociados al placer sexual, ya que al tonificar esta zona se puede conseguir, por ejemplo, recuperar la elasticidad y la sensibilidad de las paredes vaginales, reducir la sequedad vaginal y paliar los síntomas de la menopausia.

¿Bolas chinas: Para qué sirven?

Como decíamos, las bolas chinas se utilizan para mejorar la elasticidad y fortalecer los músculos del suelo pélvico. Pero, ¿qué es exactamente el suelo pélvico? Son todos los músculos que sostienen la vejiga, la uretra, el útero, la vagina, el recto y el ano.

Pero hay factores como la edad, el embarazo, el parto y el posparto, la menopausia y los deportes de alto impacto, entre otros, que pueden hacer que estos músculos se debiliten con el tiempo. Y ahí es donde algunas mujeres se encuentran con problemas de pérdidas de orina, dolor lumbar, sequedad vaginal, falta de deseo sexual y de sensibilidad, etc. Pero nunca es demasiado tarde para solucionarlo, ni demasiado pronto para tonificarlo. Si quieres saber más sobre el tema, te lo contamos todo en nuestra guía para fortalecer el suelo pélvico.

Beneficios de usar bolas chinas

Si estás experimentando alguno de los síntomas mencionados en el punto anterior, nuestro consejo es que te pongas en contacto con tu ginecólogo/a o, aún mejor, con un/a fisioterapeuta o un/a especialista en suelo pélvico y salud sexual. Así podrás identificar los motivos por los cuales estás experimentando la debilitación de tu musculatura pélvica y qué puedes hacer para remediarlo. Porque no importa la edad que tengas, ya que usando las bolas chinas y realizando los ejercicios adecuados notarás mejoras en solo algunas semanas.

Y, a veces, no necesitas estar experimentando estos síntomas para hacer estos entrenamientos, porque si lo haces correctamente y con el asesoramiento necesario también puedes beneficiarte de sus ventajas.

Está demostrado que el uso continuado de bolas chinas ayuda a tonificar y fortalecer los músculos del suelo pélvico, y esto ayudar a corregir algunos problemas de salud de la mujer como:

  • Fortalece los músculos del suelo pélvico
  • Reduce los problemas de incontinencia urinaria
  • Mejora la elasticidad vaginal
  • Ayuda a recuperarse después del parto
  • A largo plazo, proporciona mejores orgasmos
  • Aumenta la sensibilidad y la lubricación natural vaginal
  • Incrementa el deseo sexual
  • Disminuye el riesgo de prolapso

¿Cómo usar las bolas chinas?

Usarlas es muy sencillo. Solo tienes que introducirlas en el interior de la vagina y dejar fuera el cordón para extraerlas posteriormente. Para ello, te recomendamos que uses lubricante con base de agua para que quitártelas sea más fácil.

Una vez las bolas están colocadas dentro, es necesario moverse, ya sea paseando, yendo a comprar, haciendo ejercicio, pero siempre evitar estar en reposo, porque la bola pequeña debe chocar con la bola grande para que se produzca la contracción en el suelo pélvico, se ejerciten los músculos y se fortalezcan.

¿Cuánto tiempo hay que llevarlas?

Para empezar, no hace falta que te compliques. Lo importante es encontrar un peso que puedas sujetar haciendo un poco de esfuerzo pero que sea cómodo para ti. Por eso, te recomendamos empezar usando una bola pequeña y de peso ligero durante 10-15 minutos unos 3 días a la semana. El entrenamiento debe ser progresivo: puedes ir incrementando el tiempo de uso cuando tu cuerpo se vaya acostumbrando a cada peso. También puedes aumentar el peso de la bola o pasar a usar dos bolas con el paso del tiempo.

Siempre que seas constante con la rutina diaria usando las bolas, empezarás a notar los beneficios en cuestión de semanas, aunque el progreso depende de cada persona y el estado del suelo pélvico. Por eso es tan aconsejable que consultes con un especialista para que pueda realizar un plan personalizado y te recomiende los pesos, el tiempo de uso y los ejercicios que debes realizar basado en tus necesidades.

¿Qué ejercicios puedo realizar con ellas?

En cuanto a los ejercicios, existen los llamados ejercicios de Kegel, que consisten en contraer los músculos vaginales de forma voluntaria, normalmente sentada o tumbada y respirando correctamente, y se pueden hacer con o sin bolas chinas. Puedes encontrar los pasos para realizarlos en nuestra guía.

¿Qué bolas chinas elegir?

Cuando se trata de escoger unas bolas chinas, tienes que tener en cuenta cuáles son las que se adaptan más a tu cuerpo y a tus necesidades, ya que existen diferentes tipos dependiendo del tamaño, el peso y el material.

  Bola china única: es ideal para aquellas mujeres que tengan los músculos del suelo pélvico muy debilitados o para principiantes, ya que es mucho más fácil empezar llevando solo una bola ligera. En nuestra tienda puedes encontrar algunos tipos como el kit Kegel Fit de Leslie en el que podrás encontrar distintos pesos.

  Bolas chinas dobles: son apropiadas para las mujeres que quieran realizar ejercicios de Kegel o que ya han usado una bola única durante 2 o 3 semanas. Hay de diferentes pesos, pero lo mejor es empezar con las más ligeras. Te recomendamos que pruebes algunas como las Kegel Beads de la marca Happy Loky, las de la marca Intense, Womanvibe o por ejemplo las Joyballs. Pero si te atreves, puedes lanzarte con las de la colección oficial de 50 Sombras de Grey.

  Bolas chinas con pesos intercambiables: estas bolas son muy cómodas ya que te permiten cambiar de peso cuando lo necesites y no es necesario tener que comprar otras bolas con pesos diferentes. Nuestra recomendación es la Pelvis Health I 2.0 de Intimichic que te da la opción de jugar con los pesos como más te convenga y siempre usando la misma unidad básica.

  Bolas chinas vibradoras: producen vibraciones por lo que no es necesario estar en movimiento para practicar los ejercicios y además se controla con una aplicación móvil o con un mando a distancia y tienes diferentes programas según el dispositivo. Lo divertido es que además de hacer la función de bolas chinas, también puedes servirte como juguete sexual. Nuestras favoritas son las bolas vibradoras recargables Ritual Nisha.

Lo ideal es empezar con una bola de mayor tamaño y peso ligero para que sea más fácil mantenerla dentro de la vagina y los músculos hagan su trabajo. Una vez se haya conseguido tonificar la zona pélvica un poco, se puede pasar a usar dos bolas de menor tamaño pero mayor peso.

Elijas las que elijas, recuerda consultar con un especialista, sobre todo si eres principiante, y complementarlo con los ejercicios adecuados.

¿Son lo mismo que las pesas vaginales?

Las pesas vaginales se suelen utilizar una vez tu cuerpo ya se ha acostumbrado a las bolas chinas y el suelo pélvico está correctamente tonificado. Las pesas vaginales, a diferencia de las bolas chinas, no tienen una bola que choque con la bola exterior y, por tanto, deben sujetarse de forma voluntaria realizando contracciones conscientes para trabajar la fuerza.

Limpieza, cuidado y mantenimiento de las bolas chinas

Es importante mantener las bolas chinas limpias, ya que van a estar en contacto directo con tu zona íntima. Nuestros consejos para su correcta limpieza, cuidado y mantenimiento son:

  • Utiliza jabón neutro y agua para limpiarlas, preferentemente antes y después de usarlas.
  • Guárdalas en una bolsa (suele haber una incluida en el pack) o en una cajita para evitar que se ensucien o cojan polvo.
  • En el caso que sean bolas con pesos intercambiables, recuerda quitar los pesos para limpiar mejor la unidad básica y las bolas.

¿Preparada para tonificar tu suelo pélvico y mejorar tu salud sexual?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
A %d blogueros les gusta esto: