El arte del cunnilingus: ¿Cómo hacerlo?

cunnilingus
Los preliminares son una parte fundamental del sexo. Es más, no es un acto que solamente nos beneficie físicamente, también hace que nos comuniquemos mejor con nuestra pareja, que encontremos ese punto de complicidad con ella y que disfrutemos más de las relaciones sexuales. Al final los preliminares ayudan a aumentar la sensación de deseo, la excitación, y a alcanzar el orgasmo pero también ayudan a sentir que ese momento es de dos.

Muchos sexólogos recomiendan dedicar al menos un 50% del tiempo, del acto sexual, a esos momentos previos. Y nosotros entre todos ellos queremos destacar el sexo oral.

El preliminar estrella es el cunnilingus. Es una de esas paradas obligatorias antes del sexo. Es más, actualmente a nadie le sorprende hablar del cunnilingus con toda natural. Es una practica sexual muy deseada entre las mujeres que 8 de cada 10 personas practican. ¿Eres tú unx de ellxs?

Técnicas para hacer un buen cunnilingus

¿Cómo hacer un buen cunnilingus? Pues éste básicamente consiste en acariciar la parte intima femenina con la lengua. Lo ideal, o el objetivo, es excitar a tu pareja acariciando el clítoris, la vulva y la entrada de la vagina. Y, aunque existen diferentes consejos o técnicas para hacer un buen cunnillingus, lo esencial es que te tomes tu tiempo cuando vayas a hacerlo. La clave es dedicar tiempo, disfrutar de lo que estás haciendo y conseguir que aumente su deseo hasta que finalmente termine en orgasmo (o no… También podéis seguir después disfrutando con penetración).

Los pasos que te recomendamos seguir son los siguientes:

Empieza poco a poco: esto quiere decir que no debes ir directamente al grano. Como hemos dicho, lo principal es no tener prisa, ir despacio, disfrutar… Así que, podrías empezar con besos por el cuerpo y con caricias e dirigiendo con mucha sutileza esas caricias a zonas más erógenas para terminar provocando que ella sea la que quiera que le acaricies la zona íntima. Así que, ve poco a poco acariciando su pecho, su abdomen, sus inglés, muslos hasta llegar con tus dedos a la vagina y empezar a verla disfrutar.

Sigue lentamente: seguramente el nivel de excitación alcanzado sea elevado pero tienes que seguir con ese objetivo. Así que, empieza a acariciar con tu lengua el clítoris de forma lenta y con delicadeza. Lo ideal es empezar besando y lamiendo lentamente la parte exterior y poco a poco ir subiendo el ritmo.

Ve subiendo el ritmo y juega con la lengua: llegamos a cierto punto el ritmo de tu lengua deberá aumentar. Céntrate en la zona del clítoris si quieres que llegue al orgasmo o ve variando los movimientos por toda la vagina si después queréis disfrutar del sexo con penetración. Los movimientos más deseados son: o los circulares, el ir de arriba a abajo o de lado a lado. Te dejamos aquí info sobre las algunas técnicas para un buen cunnilingus.

1. La técnica del abecedario: muchos van dibujando las diferentes letras del abecedario en la vagina con la lengua. Es una forma de aumentar la sensación de deseo.

2. Movimientos circulares: los movimientos circulares, al igual que los que van de un lado para otro, son ideales si quieres que llegue al orgasmo. Te recomendamos que realices estos movimientos en la zona del clítoris para que ella pueda llegar al climax. Normalmente tendrás que ejercer un poco de presión con la lengua para que la sensación de movimiento sea más intensa.

3. Succión: la succión puede llegar a ser muy placentera pero hay que tener cuidado. Debe ser delicada. Para que llegue al orgasmo con un cunilingus podrás succionar suavemente la zona del clítoris y una vez succionada mover la lengua de arriba a abajo. Con esto estarás rozando directamente la zona más sensible y la sensación de placer se disparará.

4. Combina caricias con la lengua y con tu mano o con algún objeto sexual: podrás penetrar con algún objeto mientras haces el cunnilingus o podrás combinarlo introduciendo tus dedos en la vagina y realizando algún que otro movimiento.

5. Prueba posturas para el cunnilings: al igual que ocurre en el sexo, también existen algunas posturas que podrán crear mayor excitación. Entre ellas existe la clásica (el misionero) en la que ella está tumbada y la otra persona se encuentra entre sus piernas pero también existen otras. Te animamos a probar “El crucilingus”. La persona que va a realizar el sexo oral se encuentra tumbada y ella con las piernas entre su cuello, en rodillas, acerca la vagina a la zona de la boca.

Baja el ritmo cuando vaya a llegar al climax: la presión y el ritmo no debe ser tan fuerte en el momento del climax. Pregúntale cómo le gusta pero lo ideal es que sea un pelín mas suave. Y una vez llegado el orgasmo no pares. Puedes seguir unos segundos más acariciando con tu lengua, muy suavemente, su vagina. La sensación será positiva para ella y se generará un entorno bueno a nivel complicidad.

Beneficios del Cunnilingus

Los beneficios son muchos más de los que te puedas imaginar. Sobre todo, son beneficios provocados por las hormonas que segregamos al disfrutar del sexo oral.

La vagina durante el sexo oral segrega hormonas DHEA y oxitocina, que son hormonas capaces de curar algunas enfermedades relacionadas con el corazón y el cáncer. Existen estudios recientes (como el Cancer Treatment Research realizado por la State University of New York) que comentan que la persona que realiza la práctica sexual podría beneficiarse de esas hormonas que funcionan como “escudos anticancerígenos”.

Más allá de esto, una investigación que se realizó en Nueva York demostró que las mujeres que altos niveles de estrés tienen a ser más felices, justamente porque los químicos que segregamos consiguen que mejore el estado de ánimo.

Pero no solamente eso, disfrutar de un buen cunnilingus mejora la calidad del sueño, mejora los orgasmos posteriores, estrecha el lazo de intimidad y crear una buena conexión con tu pareja, alivia algunos dolores y alivia la migraña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
A %d blogueros les gusta esto: