Qué es y cómo aumentar la libido

libido

¿Sientes que no te apetece mantener relaciones sexuales como antes? ¿Ha desaparecido tu interés por el sexo y lo estás evitando? Si te preguntas cómo recuperar las ganas de hacer el amor, debes saber que con el tiempo y en ciertas etapas, el deseo sexual puede disminuir, pero del mismo modo que disminuye, también hay formas de aumentarlo. Vayamos por partes:

¿Sabes qué es la libido en las mujeres?

Seguramente hayas escuchado la palabra “libido” alguna vez. Este término proviene del latín y significa “deseo” o “pulsión”, es decir, no es más que las ganas o el deseo de experimentar placer sexual. Habrás notado tanto en ti como en tus parejas sexuales que este deseo no es igual en todas las personas. Para que nos entendamos: algunas personas son normalmente más sexuales y tienen más ganas de mantener relaciones sexuales que otras, aunque esto siempre depende del momento o de las circunstancias.

Por lo general, no hay un número establecido de cuántas veces se considera normal tener sexo, porque esta frecuencia depende de mil factores, como el estado sentimental de la persona, la relación con su pareja, el momento en el que se encuentra la relación, la edad o la condición física.

¿Por qué se pierde la libido?

El deseo sexual suele variar en función del momento o de la etapa vital en la que nos encontramos. Lo que muchas personas (tanto hombres como mujeres) experimentan es una decaída del interés por el sexo durante cierto periodo de tiempo, lo que puede generar un sentimiento de culpa o de preocupación por este cambio.

Los motivos por los que se pierde la libido pueden ser muy variados y, aunque muchas personas asocian esta disminución del apetito sexual a la menopausia, este no es el único motivo. A grandes rasgos podemos dividir las causas de esta disminución en físicas y psicológicas, aunque también puede ser una combinación de ambas, incluso a veces se retroalimentan.

Causas físicas que reducen el deseo sexual

  • Menopausia: la menopausia viene con cambios hormonales y corporales que pueden afectar al apetito sexual. Si bien eso puede ocurrir, no significa que al haberse terminado la edad fértil ya no se pueda disfrutar del sexo. Si quieres saber cómo subir la libido en la menopausia, más abajo te damos algunos consejos y tratamientos naturales para aumentar el apetito sexual.
  • Cambios hormonales: hay diferentes etapas de la vida en la que experimentamos cambios hormonales, aunque tomar pastillas anticonceptivas u otro tipo de hormonas también puede influir en la disminución del deseo sexual.
  • Sequedad vaginal o vaginismo: se trata de un problema común que afecta a la sexualidad de una persona, porque cuando se notan dolores y molestias al practicar sexo, es más probable que se evite porque resulta frustrante y molesto.
  • Disfunción eréctil: de la misma forma, cuando se tienen dificultades para mantener una erección, el sexo se tiende a evitar, ya sea por la propia incapacidad o por miedo o vergüenza.
  • Salud física: la condición física de una persona o de su pareja y la presencia de enfermedades influye mucho en las ganas de mantener relaciones sexuales. Además, si se toman ciertos medicamentos para combatir una enfermedad, estos pueden tener efectos secundarios y disminuir el deseo.
  • Fatiga: la falta de energía puede darse por la edad, la condición física o simplemente el estilo de vida de alguien y, en estos casos, al llegar a la cama se está demasiado cansado para mantener relaciones sexuales.

La pérdida del interés por el sexo, por otro lado, puede darse por causas emocionales y psicológicas. Estas, a simple vista, pueden ser difíciles de detectar si no se expresan y además suelen generar tensiones en las relaciones:

  • Estrés y estilo de vida: tener la cabeza en otro lado, la disponibilidad o la falta de tiempo generan mucha presión mental. Las personas con un trabajo muy exigente pueden experimentar una decaída en el interés sexual. Pero cuando hablamos de estrés no solo nos referimos al entorno laboral, porque este estrés puede venir dado también por otros motivos como preocupaciones familiares o económicas.
  • Falta de comunicación: una comunicación pobre en la pareja genera un círculo vicioso de silencio en el que se evita hablar sobre sexo (y otros temas) durante días, meses o incluso años. Esta falta de comunicación afecta a la vida sexual de una pareja, ya que no se deja espacio para hablar abiertamente de las emociones.
  • Tener otras prioridades: un poco relacionado con el estilo de vida y el estrés, hay personas que en ciertos momentos tienen otras prioridades como cuidar de los hijos o de un familiar y el sexo queda en segundo plano.
  • Experiencias negativas alrededor del sexo: aquellas personas que han sido abusadas o que han sufrido maltrato físico o psicológico pueden tener una relación negativa con el sexo y, por lo tanto, es difícil desasociar estos sentimientos negativos con las prácticas sexuales.
  • Problemas de pareja: los problemas sentimentales se llevan a la cama. Y es que cuando existen tensiones en la relación, es inevitable que esto se traslade en una disminución de la libido.
  • Salud mental: las enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión juegan un rol muy importante en el deseo sexual. Además, las toma de medicamentos como los antidepresivos puede influir también en el apetito sexual.
  • Ruptura o pérdida de la pareja: algunas personas que han roto recientemente una relación o que se han quedado viudas, tardan cierto tiempo en sentir deseo sexual por otra persona.
  • Baja autoestima: tener una mala percepción de sí mismo influye en las ganas de tener sexo, porque la persona se siente expuesta, insegura o vulnerable manteniendo relaciones sexuales.

¿Cómo aumentar la libido en la mujer?

Como ves, existen muchas razones por las que el deseo sexual se ve reducido. Si es un tema que te preocupa y que es recurrente, puedes considerar visitar a un/a sexólogo/a o a un terapeuta sexual para evaluar tu situación.

Parece evidente, pero dormir y comer bien, tener un peso saludable o hacer ejercicio regularmente son algunas de las claves para aumentar la libido. Esto hace que nos sintamos mejor física y mentalmente y, consecuentemente, que tengamos más ganas de mantener relaciones. Evitar fumar o beber también ayuda, así como dedicar tiempo a hacer lo que nos gusta. Se trata de formas de cuidarnos que ayudan a que nuestra autoestima mejore.

Si por el contrario tu situación está ligada a problemas de pareja, es muy recomendable considerar ir a terapia de pareja o sexual. Es importante poder hablar sobre nuestros problemas emocionales para reconectar con nosotros mismos y con la pareja. Entender que las relaciones evolucionan y que existen nuevos capítulos es crucial para deshacerse de la culpabilidad. Es normal que cuando se conoce a alguien el sexo sea más frecuente e intenso y que, con el tiempo, disminuya en cantidad e intensidad. Una forma de reconectar en la cama puede ser aumentar el tiempo de calidad, planificando citas especiales o incluso los encuentros sexuales. Retomar el contacto físico y emocional con caricias o miradas, usando nuevos juguetes sexuales, geles estimulantes, practicando petting o sexo oral puede ayudar a reavivar la llama.

Si te preguntas qué puedes tomar para que te den ganas de hacer el amor, existen muchos alimentos afrodisíacos que aumentan el deseo sexual. Por otro lado, también te recomendamos probar los suplementos afrodisíacos naturales para la mujer, aquí tenéis los mejores:

  • Libidine: se trata de un producto unisex afrodisiaco con efectos desinhibidores y que potencia la libido.
  • Feminil: este es un suplemento hecho con ingredientes naturales cuyas propiedades mejoran y aumentan la líbido.
  • Venicon: estas cápsulas naturales también ayudan a potenciar la libido.

Por último, y si aún te faltan ideas, aquí puedes descubrir algunas más para salir de la rutina y que ayudarán a aumentar tu deseo sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0